Volver

Yoga

18 de abril de 2016

El cuerpo y la mente son dos instrumentos que se pueden desarrollar y perfeccionar. Sin apegarse a ellos ni por ellos obsesionarse, la persona puede cuidarlos, atenderlos y mejorarlos. Hay una energía que los anima y que también puede ser aumentada, sabiamente regulada y armonizada. El ser humano dispone de esa fuerza notable que es la voluntad para trabajar en su propio mejoramiento.

El Yoga es la primera disciplina del mundo para la mejora del ser humano, es sobre todo, un amplísimo compendio de procedimientos prácticos para influir beneficiosamente en el cuerpo y en la mente. Hay procedimientos físicos, psíquicos y psicosomáticos, todos ellos de gran alcance y, sin embargo, a menudo tan sencillos y asequibles que pueden ser ejecutados por cualquier persona. Sus métodos también nos permiten investigarnos y conocernos, e ir descubriendo vivencial y experimentalmente nuestros lados más ocultos, lo que nos permitirá activar nuestros impulsos creativos y cooperar en la evolución de la consciencia.

El Yoga fue el precursor de la ciencia psicosomática y formuló hace 7000 años la estrechísima conexión existente entre el cuerpo y la mente y cómo lo que afecta a aquel repercute sobre ésta y lo que a ésta afecta lo hace sobre aquel. Sus métodos y procedimientos se encargan del ser humano como una totalidad y se “empeña “ en su desarrollo integral, procurando así enseñanzas y técnicas para ir trabajando sobre el cuerpo, las energías, la mente, el sistema emocional y la relación afectiva con las demás criaturas.

El Yoga es un viaje hacia nuestra propia naturaleza para compartirla con los demás, pero este viaje no se puede llevar a cabo con conceptos, abstracciones o especulaciones filosóficas, ni a través de las creencias o las doctrinas, sino a través del método, la experiencia y la práctica asidua.

Ya lo dice un milenario adagio oriental: “Para que la lámpara se encienda, no basta con pronunciar la palabra luz ”.

Del libro “Yoga para el mundo de hoy “.

Ramiro Calle.

 

BENEFICIOS DEL YOGA

- Aumenta la vitalidad en todos los centros y funciones del ser humano y reporta una salud integral.

- Armoniza la función motriz, estabiliza las funciones de todo el aparato locomotor, favorece los músculos y los nervios, previene contra la agitación motora y economiza energías; en el plano sexual, nos invita a vivir la sexualidad consciente o a canalizar sin reprimir, haciendo de la función sexual una herramienta de crecimiento interior y expansión, pero liberándonos del apego u obsesión por el sexo; en el plano mental, nos proporciona técnicas para cultivar metódicamente la atención, intensificar la capacidad de concentración, ensanchar la conciencia, gobernar la mente, inhibir los pensamientos mecánicos y modificar los modelos de conducta mental que producen locura y desdicha; en el plano emocional, nos ayuda a propiciar y desplegar las emociones más sanas ( amor, compasión, benevolencia, contento, ecuanimidad… ) y a ir superando las insanas ( odio, celos avidez, ira… ), así como a tener un tono vital más equilibrado y una afectividad más genuina y fecunda; en el plano espiritual, el yoga le procura un sentido a la existencia, otorga paz interior y respuestas suprarracionales a los interrogantes existenciales, nos abre una senda hacia nuestra propia identidad y nos reporta una sabiduría muy superior al mero conocimiento intelectual.

- Expande las capacidades humanas, estabiliza el carácter, desarrolla la inteligencia creativa y la verdadera compasión. Es una ayuda para uno mismo y para los demás. Se aprende a integrar perfectamente el cuerpo y la mente, y se logra un estado de equilibrio y firmeza mental que colabora para evitar las reacciones desmesuradas y neuróticas, los conflictos insensatos y las innecesarias fricciones. Al mejorar la relación de la persona consigo misma, mejora la relación con los demás.

- Si el yoga físico (hatha yoga ) es el mejor y más inteligente ejercicio para el cuerpo (que nunca estresa el corazón y puede ser realizado por cualquier persona), el yoga mental es la práctica más eficiente y saludable para el gobierno de la mente.

- Estabiliza muy positivamente el metabolismo, influyendo en él de forma muy benéfica y potencian el sistema inmunológico. Estas técnicas previenen contra el envejecimiento prematuro de cuerpo y mente y, al procurar actitudes y estados de calma profunda, evitan la dispersión de muchas energías y ahorran y acumulan vitalidad.

- Es también una actitud de vida que nos enseña el modo de poder estar más atentos, ecuánimes, lúcidos y sosegados en las actividades cotidianas.